Imaginarios urbanos y su impacto en la configuración de la ciudad

Arq. Roy Allan Jiménez C *

 

Imaginarios Urbanos

Los imaginarios corresponden a elaboraciones simbólicas de lo que observamos, se encuentran asociados en muchos casos a lo que tememos, o bien desearíamos que existiera. Los imaginarios vienen a llenar esa parte de conocimiento que aún no tenemos y que compensamos con construcciones subjetivas. En el caso de las ciudades, los imaginarios construyen escenarios sobre los cuales los seres humanos entendemos la ciudad. En muchos casos, la construcción de los imaginarios urbanos está íntimamente ligada con la comunicación mediática asociada al turismo.

 “Una ciudad es heterogénea porque siempre hay muchos imaginarios que la habitan” (Canclini, 1991)

Antecedentes y Características

Entendiendo los imaginarios como aquella construcción simbólica que hacemos para así aproximarnos a los que aún no conocemos, podemos mencionar que en su construcción, confluyen muchos actores de diversa índole. Estos actores participan en la formación de imaginarios de manera consciente o inconsciente.

Abordar el estudio de la ciudad desde los imaginarios urbanos constituye una manera totalmente distinta de enfocar los fenómenos sociales. Este enfoque trasciende la caracterización socio económica de las dinámicas urbanas, metodología propia del movimiento moderno. La ciudad pasa de ser un fenómeno socio económico, a ser una construcción social. Los imaginarios urbanos reconocen que la ciudad es compleja, diversa, heterogénea.

Aunque el imaginario como tal es inherentemente subjetivo, es posible anotar que existe una subjetividad colectiva influenciada directamente por los medios de comunicación masivos. Desde el punto de vista de las ciudades, muchos de estos imaginarios recurren a mostrar imágenes en muchos casos desarticuladas que terminan formando una especie de escaparate que la sociedad reproduce.

imaginario3
Siendo los imaginarios esos procesos que nos hacen construir una imagen mental sobre algo, los imaginarios urbanos nos trasladan a esos aspectos que relacionamos directamente con la ciudad. La publicidad masiva contribuye día a día a darles forma y es fiel reflejo de esas imágenes preconcebidas: Un automóvil gigante sobre la ciudad no es solo eso, es el reflejo de un imaginario asociado a la vida urbana motorizada. Es la expresión de un imaginario que vende la experiencia de estar por encima de lo colectivo. Se intenta sacar provecho de una imagen que asocia el “placer urbano” al vehículo privado y aliena al ciudadano de las problemáticas asociadas.

Reflejo en la ciudad

Desde el punto de vista de la construcción de ciudad, los imaginarios pueden llegar a consolidar diferentes formas de crecimiento urbano. Constantemente las ideas de seguridad, privacidad y confort en la forma de imágenes son utilizadas para promover nuevos modelos de urbanización. Por ejemplo, las urbanizaciones cerradas (Gatted communities o condominios residenciales horizontales) constantemente evocan a la idea bucólica de la seguridad en la ciudad para posicionar un producto comercial que paradógicamente extrae al comprador del entorno urbano.

imaginario2
El imaginario de la casita en el campo trasladado a un proyecto eminentemente urbano. “Viva San José sin sentirse en él” (imaginario: vivir en la ciudad es feo). Observando el proyecto, el refrán suena en extremo contradictorio. El valor agregado real (y la plusvalía) del proyecto viene precisamente de su cercanía con la ciudad.

Otro ejemplo de imaginarios urbanos utilizados en el desarrollo inmobiliario, lo constituyen los malles o centros comerciales. Estos grandes complejos, recurren a imágenes y respuestas en su diseño que intentan emular precisamente a la ciudad de la cual están extrayendo a los compradores.

Por otra parte, los imaginarios como manifestación socio cultural, tienen a totalizar y homogenizar la visión hacia una ciudad o grupo social específico. Este fenómeno se ve maximizado por el marketing asociado a la actividad turística. La ciudad se amolda al escenario construido.

En algunos casos, el imaginario urbano construido, tiende a estar (conscientemente o no) sesgado por intereses políticos, económicos o hasta religiosos, promoviendo el estigma de sectores urbanos completos y los grupos sociales que los habitan.

imaginario1
El imaginario asociado a la vida en condominio: “Tu ciudad dentro de la ciudad”. En otras palabras: el condominio le ofrece todo lo que necesite. El imaginario urbano utilizado esta asociado al “escape de la ciudad” y a la “experiencia exclusiva” de servicios “privados”, aún cuando el entorno ofrezca muchas más posibilidades de interacción.

Referencias

  • García Canclini, Néstor. (1996). La ciudad de los viajeros, travesías e imaginarios urbanos. México: UAM.
  • García Canclini, Nestor. (1997). Imaginarios Urbanos. Buenos Aires, Argentina: Editorial Universitaria de Buenos Aires.
  • Silva, Armando. (2006). Imaginarios Urbanos. Colombia: Editorial Arango.

* Arquitecto urbanista graduado en la Universidad de Costa Rica. Máster en Proyecto Avanzado de Arquitectura y Ciudad con énfasis en Intervenciones Urbanas de la Universidad de Alcalá en Madrid, España. Especialista en ordenamiento territorial, planificación urbana e instrumentos de gestión del suelo. Ha participado en programas de formación en nuevos instrumentos de gestión del suelo en países como Brasil, El Salvador, Colombia, Japón y China.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s